Las patologías constructivas son las diferentes lesiones físicas que aparecen en elementos de una construcción y se clasifican por el agente causante.  Las más frecuentes son las causadas por la humedad, suciedad o la erosión.

Definición

Una patología constructiva puede derivar bien de una mala ejecución en el momento de la obra bien de un agente externo que afecta al elemento, o incluso una combinación de ambos. Es necesario aclarar que existen distintos grados de patologías, desde leves, en las que la intervención no es urgente y solo afecta a aspectos estéticos a urgentes, cuya reparación debe ser inmediata pues pone en riesgo la seguridad del edificio o inmueble.

Actuación

Para determinar el tipo de patología y su causa es necesario recurrir a los servicios de un técnico competente (arquitecto, arquitecto técnico o ingeniero). El técnico realizará una visita para comprobar in situ los daños ocasionados y podrá realizar pruebas adicionales que sean requeridas para establecer el origen de los daños.

Lesiones más frecuentes

Desperfectos, patologías

Las patologías mas frecuentes están relacionadas con la humedad como son las manchas, roturas de instalaciones, malos aislamientos, falta de impermeabilización, filtraciones y suelen ser leves o moderadas. Es frecuente encontrar lesiones de este tipo en materiales porosos, pues son más susceptibles de sufrirlas, como son el yeso o la cerámica. Y suele unirse el factor erosión en el caso de elementos al exterior, como los ladrillos.

Otra de las lesiones más frecuentes, sobre todo en inmuebles antiguos son las relacionadas con la madera, tanto en pavimentos o revestimientos como estructuralmente. Pueden ser graves o muy graves las que afecten a la estructura como es la pudrición, la pérdida de sección y la presencia de insectos xilófagos. Estas lesiones suelen ir combinadas con la humedad, pues suele ser el agente desencadenante de las anteriores patologías mencionadas.

Una de las lesiones que más alarma despierta en los usuarios es la aparición de grietas y/o fisuras. Es importante distinguir fisuras de grietas, se entiende por fisura una lesión superficial de escasa profundidad y que aparece generalmente debido a retracciones y dilataciones de los materiales.

Aparición de Agentes Xilófagos y Pudrición de madera por presencia de humedad

Aparición de Agentes Xilófagos y Pudrición de madera por presencia de humedad

Se considera grieta a una lesión profunda, que aumenta con el paso del tiempo y que suele estar causada por movimientos de la estructura o asientos de la cimentación. Éstas últimas son las que más hay que vigilar y en las que se debe intervenir. Generalmente se someten a vigilancia aplicando testigos, pues es primordial saber si la grieta se ha producido puntualmente o si aumenta con el paso del tiempo. Esto es importante pues con estos datos es posible saber además, la causa que la provoca. Una vez determinada la causa y el tipo, se establecerán las pautas a seguir para actuar sobre la causa y cubrir las grietas existentes.

Recurrir al técnico

Para evitar en la medida de lo posible la aparición de patologías es importante que la construcción se realice bajo unos estándares de calidad de construcción y sea supervisada y controlada por técnicos competentes. Aún así, en caso de que aparezcan es necesario que sean controladas por un técnico para poder actuar lo más rápido posible y evitar que aparezcan otras lesiones ligadas a las iniciales y se agrave la situación existente.