¿Qué son los puentes térmicos?

Los puentes térmicos, según queda definido en el Código Técnico de la Edificación, son las zonas de la envolvente térmica del edificio en la que se produce una variación de la uniformidad de la construcción, ya sea por un cambio del espesor del cerramiento o de los materiales empleados, por la penetración completa o parcial de elementos constructivos con diferente conductividad, por la diferencia entre el área externa e interna del elemento, etc.

Estos puentes térmicos reducen la resistencia térmica de los elementos con respecto al resto del cerramiento, producen pérdidas de energía, y por tanto influyen en el valor de la demanda de calefacción y refrigeración del inmueble, por supuesto también a la hora de calificar energéticamente un inmueble.

Además de los efectos producidos en la demanda energética del edificio, aumentan el riesgo de formación de mohos en condiciones de invierno, por condensaciones superficiales debidas a la disminución de la temperatura de las superficies interiores.

¿Cuándo pueden producirse Puentes Térmicos?

Los puentes térmicos se producen mayoritariamente en los siguientes casos:

  • Cuando existen elementos con diferente conductividad térmica: pilares, dinteles o vigas embebidas en el cerramiento vertical exterior.
  • Cuando se produce un cambio en el espesor del propio elemento constructivo, por ejemplo, en fachadas que por decisiones de diseño, presentan variación de espesor.
  • Cuando se producen superficies distintas en el interior y el exterior, como sucede por ejemplo, en esquinas interiores y exteriores de las fachadas.
  • Cuando se producen filtraciones de aire no controladas debido a la presencia de grietas en cerramientos o carpinterías no estancas.

¿Cómo se clasifican los Puentes Térmicos?

Podemos clasificar los puentes térmicos en los siguientes tipos, según lo estipulado en el CTE:

  • Puentes térmicos integrados en los cerramientos:
    • pilares integrados en los cerramientos de las fachadas
    • contorno de huecos y lucernarios
    • cajas de persianas
    • otros puentes térmicos integrados
  • Puentes térmicos formados por encuentro de cerramientos:
    • frentes de forjado en las fachadas
    • uniones de cubiertas con fachadas
    • cubiertas con pretil
    •  cubiertas sin pretil
    • uniones de fachadas con cerramientos en contacto con el terreno
    • unión de fachada con losa o solera
    • unión de fachada con muro enterrado o pantalla
  • Esquinas o encuentros de fachadas, que, dependiendo de la posición del ambiente exterior se subdividen en:
    • esquinas entrantes
    •  esquinas salientes
  • Encuentros de voladizos con fachadas;
  • Encuentros de tabiquería interior con cerramientos exteriores.

¿Cómo se cuantifica la importancia de los puentes térmicos?

Para cuantificar el comportamiento térmico de la envolvente térmica de un edificio, pueden emplearse métodos numéricos o fórmulas simplificadas, que vienen definidas en el CTE en el Documento de Apoyo DA DB-HE/3, donde se observa la influencia de los puentes térmicos en el flujo de calor por conducción total del elemento que se está analizando.

¿Qué métodos existen en el cálculo de los puentes térmicos?

El Método de Cálculo de los puentes térmicos depende de la información disponible. Entre ellos se encuentran:

  • Método detallado con modelado tridimensional, que exige la simulación con modelo tridimensional de cálculo numérico.
  • Método detallado con modelo bidimensional. Utiliza las fórmulas simplificadas y analiza el efecto de la superposición de flujos: comportamiento unidimensional y bidimensional.
  •  basados en detalles constructivos tipo para cada tipo de puente térmico (Ψ), en las características generales del edificio o medidas globales (L), o calculados mediante la aplicación de un porcentaje respecto de la componente unidimensional.