Cuando tenemos un inmueble vacío y no queremos recurrir a la venta para sacarle provecho, (o por lo menos atenuar los gastos naturales de la propiedad), una de las opciones más utilizadas es ponerlo en alquiler, para a cambio, obtener una renta. Seguro que se ha planteado esta pregunta varias veces y en Aguirre y Baeza le ayudaremos a resolverlo.

Sin embargo, a la hora de realizar este proceso hay muchos factores que intervienen. Tras decidirnos por poner el inmueble en alquiler nos surgirán dudas sobre el valor que este se merece o que derechos, garantías o deberes tenemos sobre el inmueble.

Uno de los factores que más intervienen en este proceso es la renta del inmueble y la relación de esta con la ley de la oferta y la demanda del mercado. Por ello, siempre conviene acudir a un técnico especializado que nos asesore y nos dé un valor real de mercado y con ello conseguir con rapidez una renta óptima por nuestro inmueble.

Alquiler

¿Por qué pedir una tasación oficial?

En este momento pensaremos sobre si compensa pagar a un técnico por una tasación para alquilar, pero la verdad es que tiene múltiples ventajas:

  • Nos aseguraremos de que tiene un valor real de mercado, gracias a la profesionalidad y la experiencia de un técnico especializado.

    El recurrir a un portal online o páginas web que nos indican un valor en poco tiempo nos pueden dar un valor no real, (además de que carece de validez legal), ya que no tienen en consideración todas las variables y aspectos.
    Algunos de los aspectos más importantes son: superficie; ubicación exacta; antigüedad; estado de conservación o si el inmueble tiene anejos asociados. Todo esto bajo la regulación de la Orden ECO/805/2003.

Con esto nos ahorraremos el que el inmueble siga vacío durante mucho tiempo y sigamos sin cumplir con nuestro objetivo, (en el caso de que el valor de la renta sea muy superior al de mercado), o que no cubramos gastos o estemos perdiendo dinero (en caso de que la renta sea muy inferior a la de mercado).

 

  • Ganaremos en tranquilidad.

    Pues resulta un valor objetivo, profesional y respaldado, al que nuestro inquilino no podrá ponernos peros o crítica alguna.
    Además nos servirá como garantía personal sobre el valor de la propiedad, pudiendo saber si nuestro inmueble se ha devaluado o si por el contrario el inmueble se ha revalorizado desde el momento en el que lo adquirimos.

  • Nos servirá como documentación legal ante el pago de impuestos.

    Tal como Hacienda o pagos municipales como el IBI, con la posibilidad de actualizar el valor fiscal del inmueble o incluso recurrir ante estos organismos en el caso de que creamos que nos están cobrando de más.

  • Deducciones fiscales en ciertos casos

    Si el inmueble que estamos alquilando es una vivienda nos podemos deducir un 60% de IRPF en la declaración de la renta siempre y cuando sea para uso residencial.

    Esta reducción se hará sobre los ingresos (la renta anual de la vivienda), menos los gastos, entre los que se encuentran, intereses de la compra de la vivienda, tasas e impuestos, gastos de formalización del contrato, gastos de conservación del inmueble, gastos de suministros y otros gastos derivados de la vivienda.

    Cabe destacar que si la vivienda la tenemos vacía estos gastos los tendremos que seguir supliendo, y por tanto, si declaramos el alquiler y todos estos gastos, podremos conseguir una mayor rentabilidad.

Alquiler

Otros aspectos a tener en cuenta de una tasación:

  • La tasación no implica una obligación.

    Es un documento legal y objetivo del valor, esto no prohíbe que el propietario no pueda alquilar por un precio mayor o menor, siempre en función de lo que el propietario espere recibir por su inmueble y la rapidez con la que quiera hacerlo.

  • Las tasaciones tienen una validez temporal no muy extensa.

    Siempre inferior a 6 meses. Esto es así debido a que el valor de la tasación ha de ser un valor real y en dicho plazo el mercado inmobiliario puede haber cambiado lo suficiente para que dicha tasación no coincida con el valor real en un determinado momento.

  • Una tasación para el valor de mercado no nos servirá para pedir un préstamo hipotecario.

    Pues los bancos siempre conceden un crédito por importe inferior al del inmueble, este suele ser en torno a un 80% del valor de la tasación, ya que consideran que este es su valor de garantía en caso de impago.

Si por el contrario lo que quieres conocer es el valor de un inmueble ya alquilado, y por tanto saber si este se ha devaluado o revalorizado, tenemos más información del proceso en este post.

Contacto