Tasación online

Día a día diferentes plataformas de Internet nos ofrecen una serie de novedosos productos que ponen a nuestro alcance información de la que hace unos años no podíamos imaginar. Así podemos comprar en mercados remotos, hacer operaciones bancarias sin salir de casa o conocer ciudades a las que jamás iremos.

Entre las muchas herramientas que ofrece la red también nos encontramos una dedicada a realizar la tasación de un inmueble. Éstas tienen algunas ventajas frente a la tasación presencial tales como:

  • Las puedes hacer en cualquier momento ya sea de día o de noche, laborable o festivo.
  • Más baratas que las presenciales, las hay incluso gratuitas.
  • Son rápidas, las podemos tener en unos minutos.
  • Sólo necesitamos facilitar la dirección completa del inmueble a valorar. Con una mínima información se consigue la valoración de una casa. En muchos casos no se pide información de las instalaciones, del estado de conservación de la vivienda, de su distribución, etc.

De esta forma podemos obtener la tasación de un inmueble con un mínimo coste, en pocos minutos, sin salir de casa, pero…

¿Qué validez tiene una tasación online?

Si lo que pretendemos es conocer el valor aproximado de una vivienda, sin más pretensiones que determinar un posible precio de venta o alquiler de carácter orientativo, la tasación online puede ser suficiente. Sus conclusiones son meramente estimativas basadas en modelos parecidos.

Si por el contrario necesitamos una tasación rigurosa u oficial, para solicitar un crédito hipotecario, reparto de una herencia o liquidación de una sociedad matrimonial, tendremos que recurrir a la tasación presencial.

Tasación presencial

A diferencia de la tasación online, la tasación presencial requiere la presencia física de  un profesional que se desplace al inmueble para  valorar, conocer y contrastar todos los detalles. Puede no ser oficial ni estar homologada o regulada por el Banco de España.

Al ser necesario el desplazamiento de un profesional al inmueble, tiene por lo general una tarifa más alta que la online. Esto permite incorporar más detalles al informe, como el estado de conservación, reformas y mejoras, orientación o situación del barrio, entre otras.

La tasación presencial es sin lugar a dudas más exacta porque incorpora más información.  Se tienen en cuenta los datos recogidos en la visita, así como toda la información oficial del inmueble y del mercado de compra-venta de la zona.